Revista Èvoque

El nivel del turismo en cada pueblo y provincia del mundo, obviamente con más o menos incidencia de algunas localizaciones por sus monumentos, por su naturaleza, sus fiestas o don de gentes, el caso es que cada rincón del mundo nos ofrece una oportunidad para disfrutarla, y cada vez más la influencia del turismo como evento enriquecedor de la persona aumenta con el paso de los años.

Entre los detalles básicos para el turismo se encuentran transporte, gastronomía y alojamiento, siendo éste último de vital importancia a la hora de pasar varios días en el mismo lugar, o en una zona concreta, por ello, tanto en España como en cualquier lugar del mundo tenemos una gran variedad de lugares donde alejarnos de forma muy diferente, destacándose en este artículo el alojamiento en palacetes con boiserie.

Dentro de este texto vamos a considerar solamente los viajes por motivos turísticos ya que salvo excepciones son los que reconfortan al individuo al cien por cien, obviando por tanto los viajes por temática laboral.

Cuando nos alojamos para viajes largos, la opción más utilizada suele ser la opción hoteles, de más o menos estrellas, ya que estas aportan servicios variopintos, de más o menos calidad, pero todos ellos aportan una gran opción a la hora de tener un buen descanso.

En segundo plano se encuentran las pensiones y hostales, que suele ser la opción barata con referencia a la primera opción, muy elegida para viajes y pernoctaciones cortas o puntuales.

La opción viviendas de particulares arrendadas, junto con albergues, dependencias y polideportivos municipales como es el caso de los peregrinos que se deciden a realizar el camino de Santiago, es la opción más elegida por aquellos que quieren vivir al cien por cien la cultura e idiosincrasia del lugar, de aquellos que quieren vivir como lo hacen los autóctonos del lugar.

La opción palacetes con boiserie es una opción que nos permite vivir como autóctonos pero de manera diferente, ya que hay un gran aporte de historia en el lugar, tanto con respecto al propio boiserie como con mueble barroco y demás decoración que impregna cada pared del palacete, historia que se respira en cada rincón y que nos transportará al pasado de dicho lugar, no se trata de un alojamiento anticuado, sino de lugares con encanto que nos evocan a otros tiempos.

boiserie

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.