Revista Èvoque

El parador de Carmona, en Sevilla tiene influencias de civilizaciones muy diferentes entre sí, como son fenicios, cartagineses, romanos, visigodos, árabes, judíos y cristianos. Todos ellos dejaron sus marcas en esta obra de arte cultural, por lo que podemos disfrutar de decoración clásica, estructuras de artesonado, carpintería exterior e incluso arte barroco.

Encima de la puerta de entrada al parador se encuentra una gran figura con dos leones sosteniendo un escudo; desde este lugar también podemos ver diferentes elementos de la carpintería exterior como son grandes balcones de estilo árabe, y pequeñas ventanas a altas alturas que servían como vigilancia para un posible ataque de los cristianos que por aquellos tiempo estaban reconquistando la península Ibérica.

Desde ahí, vemos que una de los grandes balcones da a una sala, la cual era llamada Salón Bermejo, la cual estaba decorada con artesonado, tapices y numerosas antigüedades de estilo barroco. También daban a una habitación que tiene a la vista las mismas influencias que el salón, solo que la carpintería exterior de ésta era más espaciosa, y estaba en pisos mas altos, además, el artesonado era mas lujoso y elegante que el del salón, puesto que esta era la habitación, del dueño de este parador, el Rey don Pedro, nombre por el que también se conoce este alcázar. De gran belleza arquitectónica , con un patio donde su carpintería exterior es muestra de la elegancia de aquel lugar, rodeado de arcos de medio punto separados por alfices de ladrillo visto, que se apoyan con esbeltas columnas de mármol blanco. Junto a este patio, hay un edificio espacioso, que debía de ser donde se hospedaba la servidumbre.

Para terminar, volver a resaltar la belleza y la importancia cultural de este lugar, el cual es un símbolo mas de la historia de España rodeada de encuentros y mestizajes culturales que tratan de dejar su huella en cada lugar en los que se concentren diferentes civilizaciones.

 

parador de carmona, artesonado y carpintería exterior

 

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *