Revista Èvoque

Como todos los aficionados a viajar, a descubrir y a todo lo relacionado con el turismo, conocemos de muy buena tinta y de primera mano, que la gastronomía es uno de los platos fuertes, nunca mejor dicho, de cualquier proyecto o viaje, y si además se trata de viajes de varios días, la estancia forma un pilar fundamental.

Ambos, además del precio, tienen en común su estilo y decoración, desde el punto de vista de la atracción para el turista y su implicación en la elección o no de uno u otro restaurante, uno u otro hotel; siendo uno de los símbolos el mobiliario que podemos encontrar en ellos, mucho más allá de su tipología como mueble barroco o mueble art decó; vamos a desarrollarlo.

En primer lugar debemos eliminar como es obvio de nuestro pensamiento la influencia de mobiliario en viajes con acampadas y todos aquellos movimientos, que implican viajes algo más naturales como los que se pueden producir en la selva salvaje.

Cuando un restaurante u hotel escoge un tipo u otro de decoración, no escoge un mueble barroco o mueble art decó, a su vez imprimiendo su estilo, su sello está eligiendo indirectamente su derecho de admisión, de tal forma que un enamorado del vanguardismo o modernismo, elegirá siempre un hotel con formas modernas y compuesto por mueble art decó por encima de un hotel rústico o clásico, hablando claro está de que el resto de condiciones fueran similares.

mobiliario en hoteles

Por otro lado, queremos destacar que no es fácil una vez cada hotel o restaurante y tras el paso de los años, es decorado con estilo y sello propio, cambiar a otros estilos, ya que mantiene su clientela, y dichos muebles conservan gran cantidad de historias y leyendas del lugar, historias y leyendas que a su vez aumentan el valor del negocio e incluso aumenta su clientela, de tal modo que existe dicho morbo por la sociedad a visitar la última cama de Marilyn Monroe, el sillón donde Adolfo Suárez se reunión por primera vez con, el mueble barroco que donó tal o el mueble art decó diseñado por Andy Warhol.

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *