Revista Èvoque

Hoy nos trasladamos hacia Uruguay, nos vamos directamente hacia el centro de su capital, Montevideo para mostraros una de las construcciones más emblemáticas del país sudamericano con origen francés y de gran tradición durante el siglo XX y que aún se conserva en perfectas condiciones para ser bandera de los aficionados a la arquitectura en Uruguay.

Además de la propia estructura y detalles arquitectónicos del propio edificio vamos a darnos una vuelta por su interior para así descubrir qué nos aguarda, descubriendo su mobiliario, detalles de su boiserie y alguna historia que podemos vivir de primera mano en sus estancias.

La joya arquitectónica que os presentamos hoy es el Palacio de Taranco. Su estudio y construcción comienza a principios del siglo XX cuando el cabeza de la familia Ortiz de Taranco encarga a dos de los más ilustres arquitectos franceses una obra que perdurara para siempre, una obra que recuerde a su familia durante años y realzara el valor de la vivienda en Montevideo.

Además de los detalles propios de la arquitectura francesa, el Palacio de Taranco conforma un antes y un después en la estética de las calles uruguayas rompiendo con la tónica de las calles sudamericanas para desarrollar una novedosa obra con aires franceses, a los que recuerda un toque barroco pero en plena época del art decó.

La decoración es tan importante para este edificio que posteriormente se convertiría en el Museo de las Artes Decorativas de Montevideo propiedad del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, en el que podemos ver los aires de nobleza que impregnó la familia de Taranco en sus puertas y ventanas, en su mueble barroco y el clascismo de su boiserie.

Convertido en Monumento Histórico Nacional desde el año 1975 tan solo cuenta con una leve restauración que se encaminó hacia sus anuncios.

Palacio de Taranco, boiserie y más

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.