Revista Èvoque

Este artículo tiene como fin descubrirnos una nueva ruta, los viajes clásicos a París, Roma, Tokio o Nueva York, que obviamente siguen siendo y serán destinos impresionantes; hoy vamos a proponer una ruta basada en la visita a lugares en el que vamos a disfrutar de la máxima decoración gracias a la marquetería de madera.

El aplique decorativo que proporciona la marquetería de madera se instrumenta principalmente en dos aspectos, para empezar como incrustación en cada uno de los elementos en los que se acompaña. En segundo lugar, la marquetería de madera se realiza y nace de la idea de placas de madera previamente cortadas y tratadas a medida y diseño específico por lo que se trata de algo peculiar y exhaustivo.

La historia de marquetería de madera nos lleva en sus inicios hasta el antiguo Egipto, época en la que además de utilizar la madera, los egipcios utilizaban piedras preciosas y marfil, aunque hasta este momento solamente aparecía en útiles de aseo y mobiliario.

Tras este tiempo, pasamos a la Edad Media y viajamos hasta Venecia y Bizancio como capitales de la marquetería de madera, capitales que enfocan el trabajo maderero clave del momento que trabaja distintos tipos de madera, por los que se convierten en referencia del diseño interior y diseño de decoración del momento.

El renacimiento nos transporta hasta Florencia, por lo que claramente podemos ver que marquetería de madera se asienta en Italia nuevamente, por algo es el país del diseño.

Destacamos estas ciudades como las más importantes en la marquetería de madera, obviamente existen más, que desarrollaremos más adelante, marquetería de madera que se acompaña de boiserie, que no es más que el desarrollo de marquetería y recubrimiento de paredes en madera.

La marquetería de madera y boiserie por tanto dan un diseño exclusivo a todos los edificios emblemáticos en cada época por la que ha pasado como muestra la imagen del palacio ducal de Urbino, catalogado como Patrimonio Mundial por la Unesco.

marqueteria madera palacio urbino

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *